miércoles, abril 05, 2006

Todas las cosas importantes de la vida se hacen a oscuras. El acto sexual, por ejemplo. Hacerlo con luz es de pervertidos. Bueno, a lo sumo se puede poner una bombillita.

San Pablo, en la epístola a los Corintios, dice que el día del juicio final resucitaremos en carne y espíritu. Pero no en esta carne burda, sino diferente... En fin, no me molesto en explicarlo que ya lo veréis.

La Cruz Roja ha anunciado que unas 50.000 personas en Japón podrían haber recibido transfusiones de Calipo de fresa –un helado-. Diario Metro.

3 Comments:

Anonymous arpo diu...

oh, ¿y las transfusiones de calipo de fresa?

07 abril, 2006 12:03  
Blogger Ludovico diu...

sí, tienes razón..

11 abril, 2006 01:16  
Anonymous arpo diu...

gracias : )

17 abril, 2006 12:13  

Publicar un comentario

<< Home